Mecánicas de Juego: Condicionamiento Operante
Angry Birds Intro

Mecánicas de Juego: Condicionamiento Operante

En psicología, el condicionamiento operante es una forma de aprendizaje asociativo para desarrollar nuevas conductas a partir de unas consecuencias. En el mundo del juego es una mecánica muy utilizada, y para la gamificación y aprendizaje de nuevos productos o servicios, es una mecánica de juego que debemos tener muy presente.

Los principios del acondicionamiento operante fueron desarrollados por Burrhus Frederic Skinner influenciado por Iván PávlovEdward Thorndike, y describen cómo las personas podemos desarrollar una u otra conducta a partir del refuerzo positivo o negativo en sus consecuencias.

Aunque pueda parecer algo difícil de comprender, veréis como no lo es, con este sencillo ejemplo.

Tengo un perro schnauzer miniatura llamada Luna que sabe hacer algunos trucos. Por ejemplo, cuando le pido la patita ella me la da. Hace mucho tiempo, cuando le pedía la patita, tenía una galleta que le daba en el momento que respondía a mi orden. Este ejercicio lo repetí hasta que un día le pedí la patita y me la dio sin haber galleta como refuerzo.

Este sencillo ejemplo es un claro ejemplo de condicionamiento operante con refuerzo positivo.

Así llegamos a que hay varias formas de condicionamiento:

  • Refuerzo, que a su vez podemos clasificarlo de tipo positivo o negativo, en función del efecto directo o indirecto que tenga el refuerzo respecto a la conducta.
  • Castigo, usado para anular una conducta concreta.
  • Extinción, disminución de la conducta aprendida, cuando dejan de existir las consecuencias que reforzaban la conducta.
  • Discriminación, es el aumento de la frecuencia de la conducta por un estímulo, pero que disminuye en presencia de otros.

Tras esta pequeña introducción a la psicología del condicionamiento operante, podemos buscar cómo la implementan los juegos y cómo podemos llevarnos está mecánica de juego a otros ámbitos.

Esta mecánica de juego, aunque no sea de las más conocidas, lo cierto es que aparecen en prácticamente todos los juegos en los que tenemos que desarrollar una conducta para alcanzar unos objetivos.

Angry Birds es uno de los últimos juegos que han revolucionado todos nuestros dispositivos móviles gracias a sus altas dosis de diversión y sencillez.

Para los que no lo conozcáis, es un juego donde en cada fase, tienes un número finito de pájaros disponibles para tirarlos con un tirachinas para acabar con unos cerditos.

Es un juego de habilidad y puntería donde la clave está en dar con la trayectoria adecuada para acabar con el mayor número de cerdos de la fase con los pájaros disponibles.

Nivel Angry Birds
En este juego, el objetivo está claro, destruir a todos los cerditos de cada fase, ¿pero qué sucede con la trayectoria que debes trazar para cada pájaro? Angry Birds es un juego donde el condicionamiento operante es necesario para desarrollar la destreza del jugador a través de una conducta.

Si lanzas un pájaro y la trayectoria no es la adecuada, pierdes ese pájaro, y ya que el número de pájaros en cada fase es finito, debes ir corrigiendo tu habilidad con las consecuencias negativas de perder pájaros. Este es un ejemplo de condicionamiento operante negativo, ya que si no desarrollas tu puntería, tendrás un pájaro menos para superar el nivel.

Dentro de cada nivel, cada pájaro que va lanzando el jugador, va desarrollando la destreza y habilidad de aprovechar muy bien los recursos, aunque lo cierto es que en cada fase, el nivel de dificultad va aumentando, por lo que el condicionamiento operante se reinicia prácticamente en cada nivel.

Angry Birds es un ejemplo de cómo el condicionamiento operante es necesario para la adopción de una conducta, la puntería, necesaria para poder avanzar en este adictivo juego.

Escrito por Sergio
Sergio
/ Etiquetado como mecanicas

1

1

comentarios

    Nov 30
    2016

    Edgar González

    Me pareció súper interesante el ejemplo

    Reply

deja un comentario

¿Sabías qué? Game Marketing es ahora parte de Aiwin¡Quiero conocer Aiwin!