Gamificación y creatividad
Creatividad pixelizada

Gamificación y creatividad

Existen infinidad de mecánicas de juego que podemos extraer de juegos y videojuegos, sin ir más lejos me viene a la cabeza el proyecto de Sean Howard de recopilar más de 300 mecánicas en su Three Hundred Mechanics.

Lo cierto es que he trabajado en el desarrollo de una metodología para aplicar mecánicas de juego en productos y procesos para mitigar los riesgos de su implementación, pero no solo basta con conocer, seleccionar y priorizar las mejores para nuestros clientes o usuarios, sino que que además existe un componente muy importante para su aplicación práctica: la creatividad.

La creatividad es la capacidad que tienen algunas personas para generar nuevas ideas y soluciones valiosas para la resolución de problemas.

Cuando hablamos de gamificación, hablamos de resolución de problemas de adopción de productos y servicios por parte de clientes y usuarios con la aplicación de unas mecánicas. Pero lo que vemos a la hora de aplicar cada mecánica de juego a distintos tipos de negocio, es que debemos generar aplicaciones prácticas de mecánicas para ese producto o proceso en concreto.

Para entenderlo mejor pondré un sencillo ejemplo. La aversión a la pérdida es una mecánica muy interesante para incidir en la fidelización de clientes. Tras un análisis del perfil de cliente de nuestro producto podemos llegar a que la aversión a la pérdida no será rechazada y podrá ayudarnos a fidelizar clientes en el tiempo.

Pero ahora la pregunta es, ¿cómo aplico la aversión a la pérdida a mi producto o proceso? Y aquí, es donde el componente creativo se vuelve crucial para hacer una gamificación efectiva, y no quedarnos simplemente en la aplicación de la mecánica de juego de la primera forma que nos venga a la cabeza.

Cuando una empresa u organización me pide consejo sobre cómo puede aplicar gamificación a su negocio, mentalmente si necesito una vaga respuesta, o con el equipo asignado si hablamos de un proyecto, tenemos que trabajar dos fases bien diferenciadas:

  • Gamificación, primero dime cómo es tu cliente, qué le preocupa, qué necesidades cubre tu producto, porqué te dejan de comprar y qué quieres conseguir con la gamificación. Esta información es la base sobre la que se sustenta la selección de unas mecánicas de juego u otras, y aquí es donde la experiencia en hacer este ejercicio y la metodología marcan el éxito de la elección.
  • Gamestorming, ahora que tenemos las mecánicas más adecuadas, debemos buscar la aplicación práctica y real en tu producto o proceso en concreto, y aquí es donde la creatividad y las técnicas para desarrollarlas como el brainstorming o el pensamiento lateral se vuelven fundamentales para el éxito de su aplicación.

La gamificación se puede sistematizar, pero esto sólo nos ayuda a la selección de mecánicas de juego y no a su aplicación. Para el éxito de su aplicación, tendremos que trabajar la creatividad para buscar y encontrar la mejor solución al problema que queremos resolver con mecánicas de juego.

deja un comentario

¿Sabías qué? Game Marketing es ahora parte de Aiwin¡Quiero conocer Aiwin!