Las 3 claves para seleccionar tu plataforma de gamificación
Las 3 claves para seleccionar tu plataforma de gamification

Las 3 claves para seleccionar tu plataforma de gamificación

La gamificación está creando una verdadera industria con todo lo necesario para introducir dinámicas y mecánicas de juego en la empresa para hacer participar a clientes y empleados. Es por esto por lo que no solo estamos hablando de una nueva disciplina, sino de un abanico de empresas, plataformas y sistemas que permiten adaptar soluciones de gamificación para nuestros objetivos de negocio.

Hay plataformas que están consiguiendo crear soluciones transversales a problemas concretos introduciendo mecánicas de juego, pero lo importante no es encontrar un problema y su solución, sino utilizar la gamificación como lo que es, una herramienta para alcanzar tus objetivos de negocio.

La gamificación al final deriva en crear una experiencia de juego alrededor de tus productos, servicios o procesos, y esto lo puedes conseguir desarrollando algo único y exclusivo, pero también apoyándote en alguna plataforma existente.

Algunas de estas plataformas son Badgeville, Bunchball, BigDoor, Gigya o Gamify, pero también hay otras open source como puede ser Open Badges o UserInfUser.

Por este motivo queríamos recopilar las claves y preguntas que deberíamos plantearnos para ver si una plataforma de éstas es la solución a tus problemas reales de negocio.

Retos, comportamientos y soportes

Deberías dedicar tiempo a entender qué es la gamificación y analizar si realmente puede ser una solución a tu problema, porque como ya hemos dicho en numerosas ocasiones, el gamification no es la solución a todos los problemas.

Si creemos que la gamificación puede ser una herramienta para resolver ciertos problemas de participación o engagement, lo siguiente que se debemos tener es la descripción clara de cuáles son los retos y objetivos de negocio. La gamificación puede ayudarte a capturar usuarios, retenerlos, hacerlos participar y convertirlos, ya sean clientes o empleados, pero conviene tener muy claro para qué quieres utilizar la gamificación.

Dependiendo del ámbito de aplicación podemos introducir gamificación en una campaña de marketing apoyada en acciones de street marketing, pero también podemos utilizarla para dinamizar  comunidades online. Todo depende los retos y objetivos de negocio, así como de los comportamientos de clientes o empleados que necesitemos desarrollar para ello.

Generalmente estos comportamientos, dependiendo de la naturaleza del negocio serán comportamientos que permiten ser desarrollados en unos u otros soportes y tecnologías de interacción con los usuarios.

Así, habrá comportamientos que podamos desarrollar en un sitio web por ejemplo, pero habrá otros que no. Por ello es importante que para cada comportamiento tengas en cuenta a través de qué soportes podrás o no desarrollarlos.

Dependiendo de la importancia de esos retos y lo que supongan para el negocio, podrás plantearte crear nuevos soportes derivados del proyecto de gamificación y que no tenga actualmente la organización, como podría ser un microsite o una comunidad online.

Todo esto configurará tu presupuesto e inversión necesaria, pero es muy importante tener claros los límites y soportes ya que sólo así podrás dirigirte a estas plataformas para decirle a través de qué soportes y medios necesitas desarrollar esos comportamientos de clientes o empleados.

Hay plataformas que sólo se integran en Facebook Pages y que son especialistas en desarrollar una comunidad de fans en esta red social. Hay otras en cambio, que permiten su integración con diferentes tecnologías siendo más transversal pero más simples las mecánicas de juego que permiten desarrollar.

Todo depende de tus retos, los comportamientos que necesitas desarrollar y los soportes o sitios donde debes desarrollarlos.

Dinámicas y mecánicas de juego

Este tipo de plataformas de gamificación, consiguen paquetizar las dinámicas y mecánicas de juego más sencillas de implementar para cualquier tipo de comportamiento, si bien no son las únicas.

Por ello es importante que antes de buscar plataforma, consideremos qué dinámicas de juego y mecánicas de juego son las que debemos utilizar para diseñar esos comportamientos de clientes o empleados.

Por poner un ejemplo, no es lo mismo asignar 50 puntos a una transacción de un usuario con tu sitio web, que asignar un bien virtual que el usuario puede perder si no realizar una determinada transacción.

La selección de dinámicas y mecánicas de juego, alineadas con el perfil de jugador y sistema de juego configurado, debe ser previo a ver las posibilidades que nos brindan este tipo de plataformas, ya que solo así aseguraremos encontrar una plataforma alineada con las necesidades del negocio, y no una plataforma configurada como algo más dentro de tu estrategia de marketing.

Si no queremos hacer fracasar la gamificación, debemos trazar o diseñar la arquitectura de engagement con las reglas de juego, para después ir a buscar la plataforma que soporte dicha arquitectura.

Esto es muy importante por dos motivos. El primero es que encontrar soluciones participativas basadas en gamificación es un ejercicio adhoc para cada organización y reto, ya que la misma fórmula no funcionará para todos.

El segundo es que si dos organizaciones integran la misma fórmula para retos similares, ¿dónde estará la diferenciación? La gamificación se volverá transparente y no solucionará nuestros problemas de engagement.

Busquemos en esas plataformas con la selección y descripción de esas dinámicas y mecánicas de juego necesarias para nuestro proyecto, y automáticamente descartemos aquellas plataformas que no las soporten.

Desarrollo e inversión

Este tipo de plataformas son una posible solución a ciertos retos que nos podemos marcar, y ciertamente incorporan la experiencia y esfuerzo de un recorrido en otros clientes y proyectos alrededor del mundo.

Es probable que muchos de los aspectos o mecánicas de juego que necesitamos implementar en nuestro proyecto, ya están desarrollados, pero lo cierto es que también estas plataformas requieren de esfuerzo de personalización e integración con nuestros soportes y tecnologías.

Este esfuerzo debe sumarse al coste o precio de las licencias en función de la plataforma, y aunque  este trabajo puede caer en el equipo de desarrollo de la propias plataformas, equipos internos o proveedores externos, la media suele andar entre uno o dos meses de trabajo para desarrollar este tipo de integraciones.

Así, la inversión requerida será la suma de esfuerzos en tiempo de consultoría, personalización e integración, junto con el de las licencias de la propia plataforma.

Y ahora sí, estamos preparados para hacernos la gran pregunta, ¿estoy dispuesto a apostar e invertir este precio en gamification y esa plataforma para conseguir esos retos de negocio?

deja un comentario

Descubre el nuevo Game On! Lab, el hub de referencia en investigación, formación y servicios profesionales en gamificaciónGame On!