Los 3 obstáculos para una gamificación efectiva
Principales obstáculos en gamificación

Los 3 obstáculos para una gamificación efectiva

La gamificación representa una gran oportunidad para el mundo del marketing, la empresa, la educación y otras áreas, y es que se está demostrando que la utilización de dinámicas y mecánicas de juego consiguen realmente la involucración y compromiso de los usuarios.

Aun así, la gamificación no es una poción mágica válida para cualquier tipo de problema o negocio, y además se une con que encontrar una fórmula efectiva para tu negocio o proyecto no es un ejercicio directo.

La explicación más clara sobre porqué no es un ejercicio directo la podemos encontrar sin ir más lejos en la industria del videojuego. Aunque su objetivo en la creación de una experiencia de juego son las ventas por esos videojuegos para personas que buscan el ocio y el entretenimiento, lo cierto es que son cientos de miles de juegos en el mundo los que no consiguen sus objetivos, generalmente porque no consiguen conectar con el jugador, que este juegue, no pare de jugar y además que lo recomiende.

Si profesionales del diseño de juegos no llegan a conectar con el usuario con sus creaciones, con la gamificación es muy probable que suceda exactamente lo mismo, proyectos que no alcancen los objetivos de participación necesarios para considerar su implementación un éxito.

De ahí que Gartner prevea que el 80% de las aplicaciones del gamification en la empresa y otras áreas, no alcance sus objetivos por unos diseños pobres y poco originales. Todo esto se une con ciertos obstáculos que la disciplina tiene implícitos, y que por mi experiencia son críticos de atender en cualquier implementación para una gamificación efectiva.

Duración infinita

Uno de los más importantes retos que tiene que resolver el gamification es que generalmente nuestros productos, servicios y procesos, donde requerimos la participación de nuestros usuarios, no suelen o no deben tener un final.

En un videojuego los objetivos a largo plazo generalmente están claros, sabes que alcanzando dichos objetivos habrás superado tu misión en el juego. Desde rescatar a una princesa, hasta ganar una guerra, pasando por hacerte con el título del campeón del mundo de Fórmula 1.

En todo momento sabes que esa experiencia de juego tiene un final y debes superar todos los obstáculos en tu camino hasta conseguir el gran reto propuesto. En cambio, en un proyecto de gamificación, exceptuando ciertos ámbitos como puede ser una campaña de marketing o un programa de recursos humanos, nos interesa mantener el engagement de los usuarios en el largo plazo sin un final o un gran reto claro. Y para ello, tenemos las mismas técnicas que estamos transfiriendo desde el game design.

Superar este gran obstáculo que tiene la gamificación, pasa por la complicada transferencia y conceptualización de características que incluyen otros grandes éxitos de videojuegos de duración infinita como puede ser Tetris.

Mantener la concentración y tensión del jugador o apoyarte en una estrategia a medida de contenidos, pueden ser algunas de las claves para que dure la efectividad del gamification en nuestra implementación.

No me gusta jugar

Pese a que el juego es algo natural de las personas y que funciona, es cierto que hay ciertas personas que muestran más apatía a la hora de introducirse en un entorno virtual generado por unas mecánicas de juego.

En general, y para la mayoría de las aplicaciones, este porcentaje de la población es mínimo, pero es cierto que debemos tenerlo en cuenta ya que no nos interesa que estas personas dejen de entrar en nuestro ciclo de producto porque vean que todo se trata de un juego y que no existe una recompensa extrínseca de alto valor para ellos.

Por ello la introducción de la gamificación en este tipo de entornos debe ser lo más natural y trasparente posible, tomado decisiones UX y UI no agresivas en la generación de esa experiencia de juego. Esto también va a depender mucho del ámbito de aplicación, pero llegado el momento es importante hacerse la pregunta, ¿tendré usuarios que no quieran entrar en el ciclo de producto por culpa de la utilización de este tipo de técnicas?

Algunos grandes proyectos y con resultados espectaculares como puede ser el caso de Samsung Nation, habilitan opciones al usuario para desactivar esta capa de juego sobre todo el proceso, transformándolo en algo opcional.

ATENCIÓN PERMANENTE

Cada vez tengo más claro la importancia del ensayo y error para este tipo de proyectos sobre todo en este momento en el que se está trazando la disciplina. Encontrar la solución o poción mágica para tu negocio no va a venir de invertir grandes cantidades en la conceptualización y modelado de esas experiencias de juego, sino en introducir la gamificación mínima viable para ver resultados, y a partir de ahí, entrar en un proceso de evaluación y mejora continua.

Es cierto que la creación de experiencias de juego trata de un proceso de creación necesario e importante, pero es más importante aun es que esta fase trate de encontrar una solución viable para los retos planteados junto con instrumentos para escuchar al jugador así como medir la evolución de los resultados a partir de los cambios introducidos.

Cuando leí el Método Lean Startup de Eric Ries, vi reflejado el proceso de construcción y validación de un plan de negocio según este método, al de creación de una experiencia de juego dentro de la gamificación. Debemos aprender a conducir este tipo de proyectos y no encontrar a la primera la fórmula ideal sobre la que basar nuestra estrategia de gamificación.

Por este motivo nuestra atención continuada al proyecto en el medio y largo plazo, se hace crítica para mejorar el propio sistema y alimentar nuestra experiencia, lo que requiere de invertir tiempo y esfuerzo de manera sistemática para la iniciativa.

Estos son algunos de los principales obstáculos a los que nos enfrentamos dentro de esta nueva disciplina, pero que el tiempo, la experiencia y escuchando al jugador, nos ayudarán a esquivarlos para hacer del gamification una práctica de éxito.

2

2

comentarios

    mar 25
    2013

    Isidro Rodrigo

    Buenas Sergio,

    Como siempre, tres puntos muy acertados. Tengo especial duda respecto al primero: La duración infinita de una acción gamificada. ¿No sería mejor optar por experiencias gamificadas limitadas en el tiempo? Creo que, al igual que pasa con los proyectos, las series de televisión o cualquier otro tema de interés para un ser humano, al final acabas pasando el punto de saturación y, si no sabes dejarlo a tiempo, lo normal es que los usuarios acaben abandonando.

    Comparto contigo que la duración es un reto de los proyectos de gamificación, pero no para intentar conseguir que las acciones se vuelvan permanentes (y no digo que sea eso lo que tú propones en este post ¿eh?), sino para intentar que la gamificación sea un estilo de trabajo y de vida centrado no solo en la eficiencia, sino en despertar en clientes o trabajadores la misma emoción que se consigue jugando.

    Para eso, no se puede jugar a un solo juego durante toda la vida.

    Un fuerte abrazo!

    Reply
      mar 26
      2013

      Sergio

      Hola Isidro,

      Gracias por tus grandes aportaciones nuevamente.

      Efectivamente todo sería mucho más fácil si la duración fuera limitada, de ahí el éxito en campañas de marketing apoyadas en dinámicas de juego donde hay un principio y un final muy claro.

      Lo que sucede es que si necesitamos la gamificación por ejemplo para generar compromiso en un programa de fidelización, generalmente no hay un final, y además no nos interesa que lo haya. Otro tema es que tengamos en cuenta esto para introducir componentes y mecánicas que jueguen con la variable tiempo durante la vida del usuario en ese programa de fidelización.

      Básicamente la diferencia entre un caso y otro es la narrativa o el storytelling. Si nuestro proyecto de gamificación se basa en una historia, esta debe tener un final, pero si la narrativa no es un recurso válido para nuestro ámbito de aplicación, debemos introducir la variable tiempo para ir generando engagement, pero nuestras posibilidades de retar al usuario con un gran objetivo final son muy limitadas.

      Todo depende del ámbito de aplicación y la solución diseñada, pero especialmente en programas de fidelización, comunidades online y procesos, debemos trabajar con características que generen experiencias de juego infinitas con la dificultad que esto entrama.

      Un abrazo,

      Reply

deja un comentario

¿Sabías qué? Game Marketing es ahora parte de Aiwin¡Quiero conocer Aiwin!