Gamification Model Canvas, hipótesis hasta que se demuestre lo contrario
Gamification Model Canvas

Gamification Model Canvas, hipótesis hasta que se demuestre lo contrario

Al principio, y con nuestra participación en los primeros proyectos, también pensábamos que podíamos construir arquitecturas de engagement altamente participativas basadas en técnicas de juego que seguro que funcionarían. Para ello, y a través de diferentes métodos, intentábamos conceptualizar y diseñar la mejor solución basada en el juego para un reto concreto.

Con el tiempo nos fuimos dando cuenta de que esto en realidad no era así, y que hasta que el jugador no decidiera jugar nuestra solución no dejaba de ser una gran hipótesis creada con las mejores de nuestras intenciones y experiencia.

En ese momento, y mientras diseñábamos Gamification Model Canvas, fue cuando vimos interesante adoptar el método lean para la construcción de soluciones de gamification. En el mundo del game design utilizar lean es algo más difícil, ya que la producción de un videojuego es bastante compleja en la que casi siempre solo tienes una oportunidad de crear un solo concepto con la que arriesgarás toda la inversión que necesite el proyecto.

Pero en el caso del gamification, especialmente en el ámbito del diseño de interacción en UX, tenemos la oportunidad de validar gran parte de nuestras hipótesis sin grandes inversiones más que pequeños cambios sobre el modelo original, eso sí, alineado con el resto de hipótesis del canvas.

Así, cuando cada sección del canvas trata de resolver los diferentes elementos de contexto y de diseño, e intentamos arrojar las mejores ideas implementadas en el mundo del juego, todas y cada una de ellas son hipótesis hasta que nuestro jugador no decida jugar, o más bien, hasta que nuestros revenues no empiecen a funcionar tal y como los ideamos.

Otro aspecto importante que hace que debamos considerar el método lean para este tipo de proyectos es el estado actual de la propia tendencia. En principio a todos nos parece interesante y viable utilizar gamification para resolver problemas de engagement en nuestro productos o procesos, pero es cierto que aun el tiempo debe consolidar si es efectivo en cualquier entorno, para cualquier empresa y cualquier producto o proceso.

De ahí que el canvas recomiende con su formato, entrar en un proceso de aprendizaje y mejora continua en los proyectos, más que apostar todo nuestro esfuerzo e inversión en crear la mejor solución que sea altamente participativa en el lanzamiento de nuestro proyecto.

Todas las hipótesis arrojadas en el canvas tienen dos características fundamentales. La primera de ellas, es que si no es la primera hipótesis sobre el canvas, debería estar enlazada o fundamentada en alguna otra arrojada con anterioridad, y si no es así, debemos generar otra idea en la sección anterior del canvas que se haya tratado. Para ello es conveniente marcar las hipótesis con algún color o línea con el que fácilmente identifiquemos el camino seguido para generar esas ideas.

Enlazando ideas sobre el caso BBVA Game

Y la segunda característica es que todas las hipótesis tienen un estado que puede y debe cambiar en el tiempo.

  • Hipótesis definida. En los primeros momentos de un proyecto y durante la creación del concept, todas las ideas arrojadas en el canvas se convierten automáticamente en hipótesis definidas, esto quiere decir que son suposiciones que pueden ser falsas pero que deben ser generadas con información o por experiencia previa de los diseñadores y responsables del proyecto.
  • Hipótesis en progreso. En la creación del concept del proyecto deben escogerse las mejores ideas o hipótesis definidas seleccionadas a partir de su integración en el modelo global. A partir de ahí, y con el modelo cerrado, todas esas hipótesis pasarán en estar en progreso y pendientes de validación, donde la responsabilidad de alguno de los integrantes del proyecto deberá ser revisar el estado de las hipótesis a partir del despliegue y dentro del proceso de aprendizaje y mejora continua.
  • Hipótesis validada. Con el despliegue del proyecto y cuando llegue la solución a nuestros jugadores, habrá decisiones que adoptamos en la conceptualización y diseño del proyecto que funcionarán. Estas hipótesis se convertirán automáticamente en verdaderas y quedarán validadas por nuestro jugador. Así por ejemplo si decidimos adoptar la narrativa como elemento de nuestra solución y el tema seleccionado consigue conectar con los jugadores y vemos cómo conseguimos involucrarlos, la hipótesis de narrativa pasará a estar validada.
  • Hipótesis invalidada. También puede suceder lo contrario, decisiones que se adoptaron en principio porque eran buenas, originales y conectaban con el resto del modelo, que veamos que no funcionan en nuestros jugadores tras el despliegue. Estas hipótesis pasan a estar invalidadas, es decir, que no funcionaron en nuestro caso. Invalidar hipótesis aporta tanto al proyecto como las validadas, y es que solo así estaremos un paso más cerca de conseguir una solución altamente participativa en la siguiente iteración.

Las hipótesis sobre el canvas con estados

Este proceso de validación o invalidación de hipótesis es lo que se conoce como iterar sobre el modelo, y nuestro objetivo con la implementación de soluciones basadas en el juego debe ser validar e invalidar hipótesis en el menor tiempo posible. Solo así podremos encontrar una solución altamente participativa para nuestros jugadores sin tener que contar con la suerte para que nuestro proyecto funcione o no.

Y recuerda, que puedes formar parte del proyecto contándonos dónde, cómo lo has utilizado y cómo lo mejoraríascanvas@gameonlab.com.

deja un comentario

¿Sabías qué? Game Marketing es ahora parte de Aiwin¡Quiero conocer Aiwin!